Arquitectura Renacentista

El estilo renacentista surgió en Florencia y se extendió rápidamente a otras ciudades italianas y posteriormente a países como Francia, Alemania, Inglaterra, Rusia y otras partes de Europa. Se caracteriza por ser un momento de ruptura en la Historia de la Arquitectura, en especial con respecto al estilo arquitectónico previo correspondiente al Gótico.

Los arquitectos pasaron de ser artesanos a ser verdaderos profesionales, marcando en cada obra su estilo personal y saliendo del anonimato. Es un momento en que el arte deja de considerarse un elemento independiente para volverse subordinados a la Arquitectura.

Pone énfasis en la simetría, la proporción, la geometría y la regularidad de las partes pues se conservaron algunas características de la arquitectura romana antigua.

Estas son algunas características de la arquitectura renacentista

Planos

Tienen una apariencia cuadrada y simétrica en la que las proporciones generalmente se basan en un módulo. Dentro de una iglesia, el módulo es, por ejemplo, el ancho de un pasillo.

Fachadas

Son simétricas alrededor de su eje vertical. Las fachadas de las iglesias generalmente poseen un frontón rodeado por una serie de arcos, además, las columnas y ventanas muestran una progresión hacia el centro.

Se usan con frecuencia como una característica de la estrtuctura que es visible desde el exterior, y también como un medio para techar espacios pequeños visibles internamente. La cúpula se convirtió en un elemento indispensable en la construcción de iglesias.

Detalles

Los detalles decorativos son característicos de este tipo de construciciones y están tallados con gran precisión, de hecho, dominar los detalles fue un aspecto esencial de la teoría del Renacimiento.